Instagram Facebook Twitter Youtube Tripadvisor Wikiloc Whatsapp
FRANCISCO MOLINA. GUARDA DEL PINSAPAR DE RONDA

Estoy seguro que mi paisano Francisco Molina, el de la chaqueta blanca, estaría más que orgulloso de saber que Sierra de las Nieves ya es parque nacional.

Francisco Molina, sentado con chaqueta blanca. Foto cedida por D. José Buendía

Frasquito, como era conocido por todos, fue guarda del pinsapar de Ronda cuando este monte público era propiedad municipal. En aquellos primeros compases del siglo XX el estado de pinsapar era deplorable: acechado por una carga ganadera excesiva, los carboneros y las talas abusivas entre otras agresiones. Frasquito veló y cuidó el pinsapar durante 50 años, los últimos como guarda del Estado.

Estuvo bajo las órdenes del ingeniero Eladio Caro, quien en 1914 propuso la declaración del pinsapar de Ronda como Monumento Nacional. La choza se ubica junto a la fuente del Pinar, recuperada por la Red de Voluntarios Medioambientales hace unos años. Hasta hace escasas fechas, junto a la caseta se podía distinguir una pileta tallada en la raíz de un enorme pinsapo, donde bebía su perro Yanqui. Cuando tenía que desplazarse a Ronda o realizar rondas por los enclaves más alejados de su choza, lo hacía a lomos de su caballo, al que llamó Picuo. El 6 de marzo de 1997 la asociación Senderista Pasos Largos y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía tributaron un homenaje al guarda Francisco Molina, colocando una placa en el lugar donde se halla la choza y en la Casa del Guarda de la Alameda del Tajo de Ronda. Por cierto, un hermano de Frasquito, de nombre Cristóbal, fue el primer guarda de la Alameda de Ronda, a éste le siguió en el cargo su hijo.

José Cuatrecasas, botánico catalán que visita el pinsapar de Ronda en el año 1930, publica en el «Butleti del Institució Catalana d´Historia Natural, 2ª serie», un artículo titulado Una visita al pinsapar de Sierra de la Nieve, y se refiere a Francisco Molina, nuestro personaje, con estas palabras: «Después de unas lomas entre 1200 y 1300 m alt. y ya en la Sierra de la Nieve, entramos en las consocietas de Abies pinsapo casi tocando con la casita de Molina y choza, situadas junto a la fuente del Pinar. Aquí tiene Frasquito el entusiasta guardador del pinsapar un reducido albergue que él se ha construido para protegerse de las inclemencias de la Naturaleza durante el desempeño de su misión (Depende de la Guardería Forestal del Cuerpo de Montes. Hace ya tiempo que una sociedad y elementos culturales de Málaga se interesan por que el pinsapar sea declarado Parque Nacional. Pero nada se ha conseguido todavía). Es Francisco un hombre franco, cordial y entendido, muy amante de sus pinsapos como admirador de su mérito; nos atendió admirablemente y debo advertir que no hay necesidad de recomendación para ello, pues le basta saber que uno se interesa por los pinsapos para que le sirva y atienda y le colme de atenciones. Molina conocía muy bien a Gros a quien había acompañado años atrás en la búsqueda de Atropa baetica por estas sierras…”.

Durante años acompañó a numerosos botánicos e investigadores interesados, sobre todo, por el pinsapo. Entre ellos destaca Barbey, autor del libro «A través de los bosques de pinsapo de Andalucía», publicado en el año 1931. En una de las fotos vemos al guarda Molina con Ceballos, Martín Bolaños y Roger Ducamp. Un dato realmente interesante, quizás desconocido por muchos, es que Barbey es nieto del botánico suizo Boissier, quien diera a conocer la existencia del pinsapo a la comunidad científica internacional.

Frasquito era un entusiasta guarda del pinsapar, los botánicos lo estimaban por su amabilidad y atención, pero también la gente de Ronda; según cuentan sus familiares directos, José y Miguel Molina González, Frasquito recogía leña para traerla al asilo de ancianos de Ronda, ciudad en la que vivía (Calle Real, 11) y donde bajaba una vez a la semana. Fue persona querida y respetada hasta por los bandoleros Flores Arrocha y Pasos Largos con los que convivió en la zona.

De los once hermanos que tuvo Francisco Molina García, el fue el cuarto de mayor edad. Se casó con Antonia González de quien tuvo un hijo llamado Miguel; después de enviudar volvió a contraer matrimonio con Concha García Fernández. De esta unión nacieron tres hijos más: Antonia, Eduarda y Rafael.

2 comentarios

One thought on “FRANCISCO MOLINA. GUARDA DEL PINSAPAR DE RONDA

  1. Muy bonito Rafael, y muy buen trabajo el que hacían estos señores en aquellos tiempos, los recuerdos publicados en este Blog, nos da a todos la riqueza de ver, lo que se hacía antaño, un saludo Rafael, este blog, es buenísimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *